Translate

jueves, 30 de junio de 2016

Yaoi ☆☆ #1 (Mayu)


Tomos Únicos.
País: Japón.
Género: Yaoi.
Nota: 4/10.

Hoy reseño un tomo de Naho Watarumi, y otro de Aiba Kyoko. Son algunas de mis mangakas de yaoi favoritas.




  • Naho Watarumi:


Interval Zero (2012).




Después de enamorarme de un manga de Naho Watarumi, precisamente el spin-off nacido de este manga, quería leer ya mismo otro de ella, el que le dio pie a nacer. Pero Interval Zero ha sido un tomo absolutamente diferente, demasiado triste, muy alejado del tono y los preciosos personajes de Junketsu drops. En este tomo he echado en falta todo lo que me enamoró de Junketsu.


Interval Zero me ha decepcionado, la sinopsis pintaba super picante y divertida, pero la verdad es que ha sido todo lo contrario. Si Junketsu es comedia este es drama, si Junketsu habla de amor, este habla de heridas del pasado que solo nos dejan con un grito de libertad.


Interval zero es una obra profunda y conmovedora, pero duele mucho. No es el cuento de amor bonito que podríamos soñar con la sinopsis y tampoco esconde dos protagonistas.



Kadokura, el presidente estudiantil y el hijo de un hombre importante que tiene en su casa a los mejores deportistas del instituto, es el protagonista absoluta. Solo estamos en la cabeza, la mente y la piel de Kadokura, y hay momentos en que eso es verdaderamente doloroso porque Kadokura es un personaje que vive torturado porque en el pasado tuvo una relación que rozó los abusos (yo diría que lo fue, pero la autora recula a última hora sobre este tema) y ahora tiene un nuevo novio que le recuerda al antiguo porque es un borde de narices y solo quiere ver como Kadokura está satisfecho sexualmente (pero no viceversa).


Con Kadokura nos embarcamos en una historia complicada y dolorosa que no nos deja respirar. Es increible como Naho Watarumi te hace ser él y sentir todo su dolor, como te lleva a ponerte sus cicatrices y a sentir que el único refugio seguro es la libertad. Kadokura es un personaje que no es libre, su padre le amontona de obligaciones y no le deja ser él mismo, su antiguo roommate y “novio” sigue llenando su cabeza con recuerdos super dolorosos, y su actual novio, Mika… no se comprenden mutuamente y salir en secreto no les ayuda para nada, y que solo uno acaricie y el otro no pueda acariciar deja un desequilibrio absoluto. Pero lo que realmente impide que Mika y Kadokura puedan conectar en todos los niveles son los miedos de ambos, Kadokura no puede estar con Mika sin recordar cuán herido le dejó su senpai, y Mika no puede estar con Kadokura sin pensar que por mucho que trate de grabarse en su piel nunca consigue traspasar las murallas.



La historia es apasionante y te deja con ganas de seguir leyendo sobre dos grandes personajes como son Mika y Kadokura. Su historia va creciendo paso a paso, pero duele la forma en que se va desarrollando porque ambos nunca hablan de lo que es importante y se pasan todo el tiempo dudando de que el otro también les ame. También, Kadokura necesita que las cosas cambien en casa, porque es la criada de todos, incluido su novio, y eso no está bien. En ese sentido luego Kadokura deja que le tomen menos el pelo pero igualmente es como si le vieran ¿como la mujer de la casa? No quiero decir que sea tarea de mujeres porque yo soy una mujer y considero que es algo unisex pero las mentes machistas podrían ver a Kadokura como la versión femenina de esta pareja, y por tanto, el que tiene que ocuparse de las tareas del hogar. Desde el principio hasta el final se le exige hacer esas cosas y en esa casa viven tres adolescentes más con manos.


Os recomiendo el tomo, duele o al menos a mi me dolió mucho las dos veces que lo leí pero es porque Naho sabe meterme dentro de la historia. Mika y Kadokura no creo que tengan el noviazgo más sano pero por suerte dan pasos para arreglarlo. Lo que me molestó muchísimo fue lo de Ichi, claramente abusaba de Kadokura y luego quieren dejarlo como que fue un juego de niños, me parece fatal que la autora se eche para atrás en el último momento.


Las ilustraciones de Naho me encantan, son preciosas, sutiles, sensuales, duras, geniales en todos los sentidos.


  • Kyoko Aiba:


Haisha nante kirai da! (2014)



De Kyoko Aiba he leído dos mangas más, cada uno de tres capítulos, y los dos me gustaron más que éste, a diferencia de éste que es más largo. Este tomo también era una comedia romántica pero no logró conectar conmigo. Me dejó fría, no indiferente porque me parecía bastante gracioso lo que estaba leyendo pero si fría. Nunca logré conectar con los personajes y menos con su historia. Con Haisha no hubo ni un poquito de enamoramiento aunque objetivamente es un buen manga y no tengo nada sobre lo que quejarme de él. No tuvo nada que me hiciera enfadar, pero tampoco me hizo suspirar o pensar que esos personajes se iban a quedar en mi recuerdo.


Es cierto que no he olvidado la historia por lo que no es mala, pero tampoco fue increíble para mí. Os recomiendo darle una oportunidad y ver si esta comedia romántica logra hacer “doki, doki” en vuestros corazones.



¿De qué trata? Moriya Daiichi es un hombre que odia a los dentistas! Después de una visita muy traumática cuando era joven, Daiichi ha hecho todo lo posible para cepillarse y usar el hilo dental hasta el extremo a fin de evitar una visita terrible. Durante la universidad recibe un shock que le hace descuidar sus dientes y por lo tanto las caries formadas. Su dolor de muelas hace a Daiichi quejarse tanto que un amigo le obliga a finalmente hacer una cita y así es tratado por Hara-sensei, un dentista muy joven y apuesto cuyo único interés radica en los dientes bien cuidados... y los dientes de Daiichi son perfectos!


Daiichi es un chico muy gracioso que se ve siendo el objeto de amor de un chico mayor que él, y que cuando toca sus dientes con tanta suavidad consigue ponerle a tono. Pero Daiichi no entiende el porqué de esa loca atracción hacia ese dentista que le persigue con tanto amor y empeño. Hara-sensei comprende que hay unos cuantos años que le separan de este jovencito pero aún así no puede evitar querer abrazarle a todas horas.




La relación de ambos y ellos mismos son de lo más peculiar, y es entretenido conocerles. Pero la verdad es que a mi ni lo uno ni ellos me dejaron huella. Solo recuerdo que Daiichi era super torpe y miedoso y que Hara-sensei tenia un hermano que tenia un fetiche con orejas mientras él lo tenía con los preciosos dientecitos del que quería que fuera su esposo. Espero que vosotros podáis conectar con la trama y con los personajes como yo no lo hice.


Las ilustraciones de Aiba son muy cuquitas, y sabe ponerle un toque caliente a sus obras, aunque en esta precisamente no haya de eso.

Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡No te olvides dejar un comentario! Nos encanta poder compartir y debatir con nuestros seguidores, pero por favor, ten en cuenta:
- Se respetuoso con la gente que no opina como tú, no todos podemos tener las mismas opiniones. ¡Nosotras siempre respetaremos la tuya!
- Si vas a poner algún spoiler, avisalo.

¡Gracias por tu visita!